Tapas características de cada ciudad de Andalucía.

Andalucía enamora al visitante con los cinco sentidos, y como no podía ser menos, su cocina no pasa indiferente en ninguna de sus 8 provincias. De ello surge nuestra propuesta acerca de las tapas características de cada ciudad de Andalucía.

JAÉN:

La provincia del aceite y el olivar por excelencia destaca por una gastronomía muy arraigada desde hace cientos de años con recetas de siempre transmitidas generación tras generación.

Paseando por Jaén podremos degustar entre otras muchas opciones las dos tapas que proponemos a continuación:

  1. Reclutas: Consistente en un pequeño bocadillo de pan tostado en aceite de oliva Virgen Extra en el que se introduce tomate natural de huerta y anchoas. En algunos lugares se sirve a modo de pincho sólo con una rebanada de pan.
  2. Andrajos: esta receta, más elaborada y de profunda tradición en su cocina que solía tomarse en invierno para entrar en calor. Una tapa de andrajos en una fría tarde en Jaén es un tesoro servido en cazuela que alberga un preparado de ajo, cebolla, tomate, pimiento y tostas de harina y patatas que, según la modalidad, se puede acompañar de trozos de bacalao, conejo y liebre.

CÓRDOBA:

La ciudad califal es una de las reinas del sabor de Andalucía. Cuenta con una amplia gama de restaurantes cuyas cocinas con mundialmente famosas por su variedad, calidad y respeto de los sabores de siempre llegando a veces a innovar hacia las últimas tendencias. Resulta difícil pues seleccionar tapas típicas de Córdoba de forma escueta y condensada, pero aún así, nuestra propuesta  se resume en estas tres.

  1. Salmorejo cordobés: mundialmente conocido, el salmorejo podría describirse como una crema que admite modalidades de texturas diversas elaborado a base de tomate, pan, aceite, sal y ajo que se sirve acompañado de huevo duro y trozos de jamón ibérico.
  2. Flamenquín: otro imprescindible de la cocina de Córdoba. Tal vez no sea propiamente una tapa pues se sirve una pieza entera, pero varía de tamaño según el lugar. Es un enrollado de carne de cerdo y jamón ibérico que presenta muchas vertientes admitiendo otros ingredientes tales como el queso, el pollo, las gambas o el pimiento.

SEVILLA:

La capital de Andalucía también destaca por ser muy conservadora con las recetas tradicionales. Prueba de ello son nuestras dos propuestas:

  1. Pringá: consistente en utilizar la carne del cocido triturada a modo de crema de untar y que se dispone en un pequeño montadito de pan caliente. Es casi imposible irse de Sevilla sin haber probado un «bocadillo de pringá».
  2. Espinacas con garbanzos: una tapa de las clásicas de esta ciudad  consistente en cocinar las espinacas además de con los garbanzos, con pimentón, ajo, aceite, laurel y comino.

HUELVA:

Esta ciudad costera a orillas del Atlántico mezcla los sabores del mar con los de la sierra que también la caracteriza. Nuestras propuestas son:

  1. Albóndigas de choco: modalidad de pequeñas albóndigas que mezclan la carne picada de cerdo o de pollo con el choco y que puede presentarse en salsa o en tomate.
  2. Coquinas al ajillo: estas almejas propias de la costa onubense se cocinan con vino o agua, según se prefiera, añadiendo ajo picado, sal y perejil. Un lujo para «mojar sopas».

CÁDIZ:

La luminosa Cádiz también enamora además de por sus playas y sus paisajes, por una cocina rica y variada que ha sabido sacar partido a cada ingrediente por muy básico que este pudiera ser.

  1. Cazón en adobo: consistente en dejar reposar este pescado cortado en dados en un preparado a base de pimentón, vinagre, ajo, comino, sal y orégano para, 24 horas después, secarlo, rebozarlo en harina y servirlo recién frito.
  2. Tortillita de camarones: son unas finas tortas fritas en las que los camarones enteros se mezclan en una pasta a base de harina, ajo, perejil y agua. Es aconsejable comerlas recién hechas para obtener todo su sabor.

MÁLAGA:

La Costa del Sol representada por la ciudad de Málaga se rinde sobre todo a los sabores del mar, en una terraza al sol y en compañía de una cerveza o un buen vino.

  1. Ajoblanco: esta variante del gazpacho debe su color blanco al uso de almendra molida entre sus ingredientes, a los que hay que añadir agua, sal, ajo, vinagre y un buen aceite de oliva. Se sirve frío y admite ser acompañado por picatostes de pan frito o uvas pasas.
  2. «Pescaito» frito: que puede integrar una variedad amplia de pescados fritos tales como los calamares, boquerones, sardinillas, salmonetes, pijotas…etc.

GRANADA:

La ciudad de la Alhambra es la líder del concepto de tapas en Andalucía. Lo que para el resto de ciudades salvo contadas excepciones consiste en una pequeña degustación de alguno de sus platos típicos, para Granada y sus bares tapear es sinónimo de comer, y además gratis con la consumición de su bebida.

  1. Tortilla del Sacromonte: este barrio emblemático de Granada da nombre a su más afamada modalidad de tortilla de patatas a la que se le añaden ingredientes como los sesos, riñones, criadillas o en algunos casos hasta frutos secos.
  2. Berenjenas con miel: cortada la berenjena en cuadraditos o en largas tiras, se rebozan en harina y se fríen. Una vez recién sacadas del aceite se acompañan de miel que preferiblemente será de caña y se espolvorea levemente con algo de sal.

ALMERÍA:

Para terminar esa ruta andaluza de tapas, recalamos en la ciudad de Almería que conserva recetas y sabores tradicionales con mezcla y origen en otras culturas que durante siglos habitaron la ciudad.

  1. Migas con sardinas: las migas son un plato que se puede degustar no sólo en muchas ciudades andaluzas sino de toda España. Sin embargo, esta combinación de pan y harina casi desmenuzados que suponen la base de la gran mayoría de ellas, en Almería destaca por su acompañamiento a base de sardinas fritas. Se recomiendan que sean sardinas de pequeño tamaño para que no copen todo el sabor del plato y sus ingredientes básicos.
  2. Ensalada de huevas: esta vinagreta se sirve fría y es muy recomendable para las épocas de calor. Junto a las huevas, la ensalada se compone de pimiento rojo y verde, cebolla, sal, vinagre y aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *